0 0
La famosa salsa de curry de Lemongrass Path

Compartir

O simplemente puedes copiar y compartir esta URL

Ingredientes

1/2 cebolla
1/2 manzana
1/2 plátano
1/2 tomate
2 cucharadas colmadas de polvo de Curry
400 ml de leche de coco
1 pizca de sal
aceite de coco* *puede ser de oliva si no tienes.

Información nutricional

233
Calorías
10g
Hidratos
3g
~Azúcar
3g
~Fibra
3g
Proteínas
22g
Grasas
20g
~Saturadas
0g
~Trans

La famosa salsa de curry de Lemongrass Path

Terriblemente adictiva

  • 15 min
  • Serves 4
  • Fácil

Ingredientes

Algo que debes saber

~ Recuerda que si quieres ir directamente a la receta, ¡la encontrarás más abajo! ~

Está mal que yo lo diga, pero es muy probable que ésta sea una de las mejores salsas de curry que has probado.

Familiares, amigos, invitados, asistentes a los talleres… todos coincidís en lo mismo: está de rechupete.

El truco está en que esta receta tiene tres misterios básicos que la hacen única, pero seré generosa y te los desvelaré a continuación.

Son lo que yo llamo especias, cuerpo y crema.

Especias: Polvo de Curry

Cúrcuma, cilantro, mostaza, jengibre, pimienta negra, canela, fenogreco, comino, cardamomo, anís estrellado, hinojo…

Curry London Finest

Pensar que existe un solo polvo de curry es un error muy común, cuando en realidad esta mezcla de especias puede contener entre 16 y 20 tipos distintos de ingredientes en diferentes proporciones que dan nombre, sabor y matices (entre ellas el grado de picante) a las distintas variedades de curry.

Ésto, como puedes imaginar, condicionará y hará único cada plato por lo que nuestra elección va a ser muy importante.

Exactamente el curry en polvo que yo utilizo en la famosa salsa de curry de Lemongrass Path es el tipo London Finest que tiene un sabor algo más ligero y por ello más apropiado para todos los paladares.

La frescura de las especias es fundamental para que aporten sabor y aroma a nuestra salsa, por consiguiente ¡prohibidos los botes de especias de supermercado! 😉

Además, esta mezcla de especias no solo está buena sino que es muy nutritiva y actúa de forma terapéutica en nuestro organismo: el increíble poder antiinflamatorio y antioxidante de la cúrcuma, las propiedades carminativas y digestivas del comino, el anís y el hinojo o la cantidad de vitaminas (A, B, D, e y K) y minerales que posee son algunos de los ejemplos.

Cuerpo: los ingredientes que no imaginabas

Una buena salsa suele tener como base un buen sofrito que le dé sabor, cuerpo y consistencia.

A modo de regla mnemotécnica me gusta decir que este sofrito está hecho “de medios”: media cebolla, media manzana, medio plátano y medio tomate.

¿Lo habrías adivinado? Estos ingredientes le dan un sabor muy característico y peculiar, ¡sin duda fundamental en esta deliciosa salsa!

Crema: Leche de Coco

Definitivamente el curry no queda igual si no se hace con leche de coco.

leche de coco

Gran parte de la cocina India emplea la leche de coco entre sus ingredientes, ya que es un producto económico y muy nutritivo al que la población puede acceder.

Tiene un alto contenido en vitaminas del grupo B muy beneficiosas para el sistema nervioso y minerales como potasio, fósforo, selenio y cromo, que ayuda a mantener los niveles de azúcar en sangre.

Su composición y textura son claves para aportar la cremosidad deseada a nuestra salsa.

Si no encuentras leche de Coco y la quieres comprar, aquí te dejo el enlace.

Información nutricional

¡Ah! Y por favor, no le tengas miedo a las grasas saturadas buenas. Todavía existe una gran controversia en torno a este tema y en nuestra mente aún tenemos inoculados los prejuicios que han ido traspasando generación a generación, pero una equilibrada ingesta de grasas saturadas también es necesaria para tu salud (pero de esto hablaremos en otra entrada 😉 )

Aquí te dejo uno de los artículos de la Sociedad Americana de Nutrición donde recientemente se ha demostrado que no existe una correlación probada entre las grasas y las enfermedades cardiovasculares.

¡Así que permítete disfrutar tranquilamente y al máximo de la famosa salsa de curry de Lemongrass Path!

Vegetariano, vegano, sin gluten, sin huevo, sin lactosa y con bajo IG

Pasos

1
Hecho

Pela y pica la media cebolla, la media manzana, el medio plátano y el medio tomate.

2
Hecho

En una cazuela calienta aceite de coco y vete sofriendo los ingredientes del paso anterior por orden, dejando un tiempo entre ellos para que vayan dorando:

1º - Cebolla
2º - Manzana
3º - Plátano
4º - Tomate

Remueve para que no se pegue.

3
Hecho

Cuando los ingredientes estén pochados, añade las 2 cucharadas de polvo de curry y remueve bien durante un minuto para que no se pegue.

Inmediatamente añade la leche de coco y la pizca de sal y sigue removiendo.

4
Hecho

Baja el fuego a medio-bajo y deja la salsa al "chup chup" durante 5 minutos.

5
Hecho

Utilizando la batidora, bate bien todos los ingredientes y reajusta la sal si es necesario.

6
Hecho

Y el mejor paso: disfruta de la famosa salsa al curry de Lemongrass Path añadiéndola a platos de verduras, carnes, legumbres o arroces.

Y ya sabes si te gusta, ¡comparte!

7
Hecho

Si quieres más información nutricional, pincha aquí

Para que puedas comparar con otras recetas, los valores están calculados por cada 100g.

Patty

Patty

Pan de harina de almendras y coco LCHF
anterior
Pan bajo en carbohidratos
desayuno kefir de cabra
siguiente
Kéfir de cabra con semillas de chía y frutos rojos

2 Comentarios Ocultar Comentarios

Hola Brezo! Pues las cantidades están pensadas para el bote entero de leche de coco (400ml) porque si te sobra lo puedes guardar en la nevera tranquilamente y así te queda lista para otra vez 🙂

Deja tu comentario