0 0
Paté de aceitunas casero

Compartir

O simplemente puedes copiar y compartir esta URL

Ingredientes

1 lata (150 g) de aceitunas sin hueso
2 ramilletes (8 g) de albahaca fresca
50 ml de aceite de oliva virgen extra
10 g de pipas de girasol
10 g de pipas de calabaza
1pizca de sal
1 chorrito de limón

Información nutricional

204 Kcal
Calorías
5 g
Hidratos
3 g
Fibra
3 g
Proteínas
20 g
Grasas

Paté de aceitunas casero

¡Cuidado que engancha!

Dale un toque "chic" al aperitivo de toda la vida

  • 5 min
  • Fácil

Ingredientes

Algo que debes saber

~ Recuerda que si quieres ir directamente a la receta, ¡la encontrarás más abajo! ~

Al César lo que es del César, así que he de reconocer que el mérito de esta receta es de mi chico, que versionó mi paté de aceitunas original y la convirtió en “La Receta”.

De un tiempo para acá se ha convertido en un must en nuestra nevera y es que a nosotros, que somos de desayunar salado, nos encanta untarlo por la mañana en una rebanada de pan integral.

¡Y anda que no viene bien tener un tarrito a mano cuando te llegan invitados a casa por sorpresa! Así, en vez de simplemente abrir una triste lata de aceitunas, le das un toque más chic con unas originales tostas, solas o utilizando el paté como base para otras más elaboradas; porque a pesar de ser algo tan sencillo de hacer, todos, ¡todos! se sorprenden con su sabor.

 Y espera, que ahí no acaba la cosa: además de estar buenísimo… ¡es sano! Como lo oyes.

Las olivas son una fuente excelente de ácidos grasos monoinsaturados como el ácido oleico, que ejerce una acción beneficiosa en los vasos sanguíneos y reduce el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares. También aportan distintos tipos de polifenoles que nos benefician con sus propiedades antioxidantes y antiinflamatorias.

Además, los fitoesteroles de las semillas de girasol reducen los niveles de LDL en sangre (el conocido como colesterol “malo”) y la asombrosa cantidad de vitaminas y minerales -entre los que destacan el fósforo, magnesio y la vitamina E- le dan un empujoncito a nuestro sistema inmunológico.

Y hablando de sistema inmune, las semillas de calabaza tampoco lo hacen nada mal: un puñadito nos proporciona una quinta parte de la ingesta diaria recomendada de zinc, crítico en el correcto funcionamento inmunológico.

Además, ¿sabías que estas semillas tienen tanta proteína como las almendras? ¿y que son igualmente ricas en ácidos poliinsaturados y vitamina E, la cual ayuda a proteger nuestras células de la inflamación y la oxidación?

Y sí, puede que en este momento estés pensando Buf, cuanta grasa…  ¿verad? Pues no tengas miedo. Recuerda que hay grasas “buenas” que son esenciales para el correcto funcionamiento de nuestro organismo (más info en el post Las Grasas, las protagonistas de la Letra Escarlata alimenticia) y que deberías incluirlas habitualmente en tu dieta. Aunque como todo, con moderación 🙂

¡Espero que te guste tanto como a mi y que seas la nueva estrella del picoteo sano!

Pasos

1
Hecho

Reúne todos los ingredientes

2
Hecho

Añade las aceitunas, el aceite de oliva virgen y las hojas de albahaca en el vaso de la batidora y comienza a batir.

3
Hecho

Vete agregando semillas hasta que consigas la consistencia deseada (puedes añadir más o menos en función de como te guste la textura del paté)

4
Hecho

Añade una pizca de sal (al gusto) y un chorrito de limón para evitar que se oxide y así te dure más en la nevera.
¡Y disfruta!

5
Hecho

Si quieres más información nutricional de esta receta, pincha aquí

Patty

Patty

anterior
Ensalada de aguacate enriquecida con semillas
siguiente
Tabulé de bulgur | Ensalada libanesa

Un Comentario Ocultar Comentarios

Deja tu comentario